Esas canciones que puedo escuchar en bucle sin cansarme


Tenía pendiente este artículo desde hace mucho tiempo. El año pasado ya me puse con mis canciones favoritas del año 1987. Pero me quedaba repasar esas que puedo escuchar sin cansarme una y otra vez.

Es imposible ponerlas todas porque mi memoria musical se remonta a las que escuchaban mis padres, sobre todo mi madre, que además cantaba muy bien. Y así me puedo ir hasta El gato que está triste y azul de Roberto Carlos, todo lo de Nino Bravo, Serrat, Albert Hammond y su Échame a mí la culpa o Mocedades con su Eres tú o Amor de hombre.

Mis primeros discos, o mejor dicho, mis primeras casettes de música fueron esos, el Amor de hombre de Mocedades (regalo de mis tías), el recopilatorio de Monstruo (regalo de unos Reyes) o el Thriller de Michael Jackson (ese fue en una feria).


Por ahí se fueron empezando a perfilar mis gustos que son bastante variados. Escucho con igual placer La música nocturna de Madrid de Boccherini que Thunderstruck de AC/DC. Así que con los años se ha ido acumulando tanta música que me ha llegado al alma que tendría que hacer una docena de artículos o más. Y eso sería SOLAMENTE para las canciones más significativas como las que he elegido hoy.

Por eso esta selección se queda cortísima. No están todas las que son, pero sí son todas las que están, y hay una especial predilección por la música anglosajona. Se remontan a los 80, claro. Soy de la generación que creció con esa música que nos modeló desde los 10 a los 20 años, un periodo tan fundamental en la vida. Y esa impronta permanece. Pero llega hasta hoy, donde no es tan extensa o es menos la que me golpea con la fuerza de entonces. 

Lo que quiero dejar claro es que cualquiera de los siguientes temas puedo escucharlos sin descanso y me siguen emocionando, encendiendo o animando igual. Y en cierto modo es como viajar en el tiempo o detenerlo en esos breves minutos que duran. No sé cuántos compartiréis o si lo haréis. Si es así, me encantará saberlo y también me encantará que añadáis los vuestros. Esos que jamás dejaréis de escuchar.

Ahí van. Agarrándose, que son unos cuantos y para echarles más de un día.

Década de los 80















Y de estos californianos tengo que poner estas dos maravillas de maravillas. De su álbum Welcome to the real world. Es imposible cantar mejor que Richard Page, al que sigo adorando.











Década de los 90





No hay nada como escuchar esta canción en directo. Yo lo hice en mi primer concierto viendo a estos bostonianos que rompieron los 90. Los estupendos Extreme.


Y lo de Marti Pellow es de otra liga...





De Eric Clapton pondría todas, pero me quedo con esta que justo este año cumple 20. Y no hay vez que no se me humedezcan los ojos, quizás porque pertenece a un momento muy corto pero muy intenso de mi vida emocionalmente hablando. Y porque la combinación de la melodía y la letra es simplemente perfecta para describir a los de corazón roto. 

Década de los 2000


Del maestro vigués de la gaita y la flauta también podría poner todo, pero este Camino de Santiago es mi debilidad más débil.

Y mis últimos dioses paganos de voces gloriosas y tierras frías... Canadá, Finlandia e Islandia.




Podría seguir hasta el infinito y más allá, pero ya está bien por hoy. Ahora, como dice mi paisano José Mota: «No digo que me lo mejores, solo iguálamelo...».

Comentarios

  1. Cuando te pones, te pones. Yo no me pongo tanto. Escribir es lo tuyo, y si hablas de música habrá que decirte ¡soooo! como los pistoleros malvados a sus incansables caballos.
    En general, todo lo que has puesto me gusta, menos esos que se dejan el pelo largo y utilizan esas guitarras eléctricas. No me llegan, y a estas alturas, cercano a la senectud, no creo que lo hagan.
    No sabía que te gustaba Serrat. Hace tiempo no estaba de moda decir que te gustaba, pero me parece que es uno de los compositores que ha escrito mejores letras en los últimos cincuenta años. Me gustan muchas de sus canciones, pero me quedaría, además de "Mediterráneo", por ser mi mar, con "De vez en cuando la vida" y "Aquellas pequeñas cosas".
    Lo de Nino Bravo no era normal. Y encima se muere, y se hace mito, y se te clava en el corazón cada vez que lo escuchas.
    Antonio Vega, un ángel. No se puede transmitir más sensibilidad.
    Los Secretos y Radio Futura, genios. Pero he echado de menos, hablando de españoles, a Golpes Bajos, no me digas que no te gustaba "Malos tiempos para la lírica", o La Unión con "Lobo hombre en París", o Loquillo y "sus" trogloditas, no me creo que en una noche de borrachera juvenil no hayas bailado "Yo para ser feliz quiero un camión". Pero eres más anglosajona, te gusta el frío y hablas inglés mejor que yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor E., muchísimas gracias por tu comentario.
      Que sepas que lo de escribir tampoco se te da mal, pero en lo que eres un exagerado es en eso de que andas cercano a la senectud. Entre otras cosas porque eres tres días más chiquitajo y yo todavía estoy en edad de merecer. Ya comentaremos con más tranquilidad estos cantitos. Sé que íbamos a coincidir en muchos porque los vivimos y escuchamos a la vez, y otros son evoluciones o descubrimientos, como los más antiguos (Nino Bravo, Serrat...). El caso es que no podíamos coincidir en todos (menos mal, que ya iba a dar mucho miedo). Y sobre todo que podemos descubrir más.
      Seguiremos.
      Ah, y lo del inglés es ponerse, que ese acento del sur tiene sonidos aspirados muy sajones ;-).

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

TRAJANO Y ESCIPIÓN - TRILOGÍAS de Santiago Posteguillo

Crónica de un escabeche de tiroides, 32 horas en la UCI, unas pechugas y otras aventuras