LA INSOPORTABLE TONTERÍA DEL SER MÓVIL

Dijo el Carpintero en una de sus más famosas sentencias eso de que quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. De modo que no seré yo quien lo haga en este asunto porque pertenezco también a esta fauna móvil. Me ha pillado ya un poco mayor, pero la tontería no entiende de edades, fronteras o dimensiones estelares, así que algo se te pega. Y como dice el dicho más prosaico, no suele ser la hermosura.

En mi descargo debo decir que todavía no me he tragado una farola caminando con el bicho en las manos, ni me han pitado en un paso de peatones ni se me ha quedado el cuello en posición "muerte del loro" mirando el aparatito en los andenes del tren o la parada del autobús. Ni sufro de tendinitis en los dedos como las criaturas jóvenes que teclean como si les fuera la vida en ello, que igual les va porque un día irán de cabeza a las vías. Pero ese vistazo furtivo, ese "yo tenía que mirar algo", el "¿qué hora es? Ah, una notificación", pues sí, eso sí, lo reconozco.


Sin embargo, el espécimen que me enerva es el que va hablando a grito pelado ya sea por la calle (que con el manos libres además no escatima en aspavientos), en el autobús (que son incontables) o en el tren (los más inaguantables), en especial cuando se cruzan las conversaciones o se oyen los horrorosos politonos de más llamadas.

Una viaja en tren a diario, feliz cual codorniz, en su asiento de ventana preferiblemente. Por las mañanas, con la radio y el sopor que aún dura; por las tardes, de vez en cuando con el de la siesta que, en verano, es mucho peor por muy fresquito que vaya el tren. Pero normalmente voy leyendo. El público, en ambos momentos del día y en las horas que yo viajo, suele ser callado y tranquilo. Amodorrados muchos, otros con los cascos y la musiquita. A estos últimos también dan ganas de tirarlos a las vías cuando, hasta a diez metros, puedes reconocer perfectamente el ritmo machacón de, por ejemplo, David Guetta o un plasta similar.

Pero el que es insoportable de verdad es el que se sube con el telefonito o, mucho peor, el que ves que nada más sentarse, lo saca con parsimonia, busca, llama y se recuesta en el asiento porque la cosa va a ir para largo.

Aquí la cuestión de sexos es irrelevante porque ser gilipollas y pelma es atributo humano. Sacan los mismos instintos homicidas la señora compuesta o arrabalera que se sube en Atocha hablando de la compra, del marido o de la cuñada con la hija, la madre, la amiga o la otra cuñada hasta Ciempozuelos. Y también el macarrilla que se pasa dos horas quedando con los colegas, la pija de las eses eternas y risa estúpida o la choni hortera y malhablada. 

Pero el que se lleva la palma es el treintañero trajeado.


Estos sí suelen ser animalitos machos en su mayoría que acaban de salir de la oficina echando pestes, pero llaman inmediatamente allí para seguir con los balances o rajar del inútil del compañero, que no tiene ni puta idea de nada (lo de puta idea lo recalca subiendo más el tono) y le hace comerse todos los marrones a él, que siempre le toca arreglarlos y es un mártir. A veces el pollo en cuestión se me ha sentado en Nuevos Ministerios y juro y perjuro que no ha terminado hasta Aranjuez.

Y una va intentando centrarse en lo que lee, pero a veces lo más suave que se te ocurre es estamparles el libro (o el Ipad, que pesa más) en la cabeza. Lo más fuerte me lo callo, pero conociéndome las influencias literarias más oscuras, la eficacia con la 38 por parte del más que amado, admirado e idolatrado forever and ever agente Bud White o regalar una manzanita como esa de Leopoldo, invento de la diabólica mente del amigo Jo, son lo menos para lo que se me ocurre hacerle al energúmeno.





En fin, es una sensación que me parece que compartimos muchos y me desahogaba contarla. Y es que ya hemos perdido la vergüenza para todo, pero también estamos convirtiendo todo en una exhibición casi obscena de sentimientos, emociones o simples banalidades que resulta que no interesan a nadie. Ni tenemos por qué aguantarla, por lo menos yo. Lo malo es que o tampoco nos importa ya o me estoy haciendo mayor y más intolerante con la tontería esta. Va a ser eso.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Mariolita, te felicito por tu blog divino y ya me he estrenado con tu simpar entrada. Lo del "Carpintero" me suena, jajajaj. Que jodía eres. Te deseo lo mejor para tu blog. Ya me pasaré a leerte un ratito. Me he reído con lo de la insoportable tontería del ser móvil.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

TRAJANO Y ESCIPIÓN - TRILOGÍAS de Santiago Posteguillo

Crónica de un escabeche de tiroides, 32 horas en la UCI, unas pechugas y otras aventuras